Cómo evitar el agotamiento en la era del trabajo a distancia

De un día para otro, millones de personas se vieron obligadas a trabajar desde casa debido a la pandemia COVID-19. Esto para la mayoría de nosotros, una nueva forma de trabajar como borrosa la línea entre nuestra vida personal y profesional en una época en la que muchos de nosotros nos enfrentamos a la presión económica y la inseguridad general causada por la situación mundial. Además, podría ser particularmente estresante para los padres que trabajan, ya que necesitan equilibrar sus esfuerzos en el trabajo y la educación en el hogar además de las tareas diarias habituales. Sin ninguna señal de que esta situación llegue a su fin, plantea un riesgo de agotamiento de los empleados, como revelan los nuevos datos. Aquí algunos consejos prácticos para arreglar de la mejor manera con la nueva normalidad:

Adopta una rutina, y el horario normal

En caso de que tengas una cierta rutina, continúa con ella, de lo contrario es importante construir una. Esta proporciona una estructura y nos impide enredarnos en todo y no hacer nada.

Llena el tiempo libre (ya no hay desplazamientos diarios) con algo que te guste y que siempre hayas querido hacer. Mientras que trabajar desde casa requiere flexibilidad, asegúrate de cumplir con tus horas de trabajo regulares. Establece expectativas con tus compañeros de trabajo y el gerente para que sepan cuándo estarás en línea y trata de mantenerte dentro de esos parámetros.

Configura tu espacio de trabajo

Si no tienes” home office” una oficina en casa debido al espacio limitado en el hogar, trata de diseñar una única área de trabajo, aunque sea en un rincón de tu dormitorio. Tener un área de trabajo separada ayuda a tus sentidos a concentrarte y mantiene el estrés al mínimo. Asegúrate de usar una buena silla y un buen escritorio ya que influyen en la postura de tu cuerpo.

Admite lo que no sabes… y aprende

Esta situación es todavía bastante nueva, y es normal que nos sintamos inseguros aquí y allá. Y esto está bien. Nos lanzaron a una nueva configuración y necesitamos aprender a lidiar con ella y esto requiere un conjunto de nuevas capacidades. Véanlo como algo positivo si encuentran áreas en las que aún no se sienten cómodos y liberen recursos para familiarizarse con ellas. Hay muchos cursos estupendos (gratuitos) sobre formas de mantenerse productivo, construir relaciones virtualmente y la importancia de equilibrar las dinámicas familiares y laborales de forma saludable.

La conexión es clave

Especialmente en estos días, muchos de nosotros sentimos un profundo deseo de involucrarnos con los demás. Mantén tantas relaciones con tus colegas como sea posible. La mayoría de nosotros tenemos muchas videollamadas al día, pero recuerden, no todas las reuniones deben ser en video. Tómate la libertad de hacer llamadas telefónicas mientras caminas o estás sentado afuera.

Ponte en la misma página con los objetivos

La comunicación en estos días puede ser más difícil. Lo más importante es estar en la misma página sobre las tareas pendientes. Habla regularmente dentro de tu organización sobre tareas, prioridades y objetivos realistas a corto plazo. De esa manera sabrás qué esperar y qué cumplir.

Se amable contigo mismo

Es más tentador que nunca estar disponible las 24 horas del día, pero es importante que te tomes tiempo para ti mismo. Ve a estirarte entre las reuniones virtuales, asegúrate de tomar ese café por la mañana, cierra el software de negocios cuando termines el trabajo, etc. Por favor, recuerda que todo el munda está hacienda lo mejor que puede, incluido tú.

Utilizamos cookies para asegurarnos de brindarle la mejor experiencia en nuestra web.